De viaje por el sur, Huelva, Sevilla y Cádiz (2)

Continuamos viaje por el Sur

  Hemos dejado Sevilla y queremos recorrer la costa de Cádiz, no nos queda mucho tiempo pero a tres días aún se le puede sacar mucho rendimiento.

Decidimos comenzar desde el punto más lejano de nuestro recorrido por lo que elegimos acabar el día y pernoctar en Tarifa pero previamente paramos a visitar la Duna de Bolonia y el conjunto arqueológico de Baelo Claudia donde disfrutamos de un espectacular atardecer que lo hacen si cabe más espectacular.

La visita a este lugar es gratuita para todos los ciudadanos de la unión europea, lo que nos sorprende gratamente pero una vez visitado tampoco nos hubiera importado una aportación simbólica para su mantenimiento o para continuar con el descubrimiento pues parte de él permanece aún sin excavar.

   Desde aquí nos vamos a Tarifa, donde realizamos una parada para comprar agua y pan pues en esta zona no hay area de AC. Hoy es uno de esos días de viento fuerte en Tarifa que casi impide pasear por sus calles, el viento y un lugar casi desierto nos hacen ver este turístico enclave con un poco de decepción y aunque pensamos marcharnos de aquí ya es de noche y estamos cansados. Dormimos en una calle tranquila con otras 10 o 15 ACs porque la única Área marcada en la zona está cerrada. Cenamos pronto, peli con los peques y a dormir para seguir al día siguiente.

   De nuevo amanece con sol y apenas restos de nubes que no amenazan lluvia así que desayunamos y ponemos rumbo a Zahara de los Atunes parando primero en el Faro de Camarinal desde donde se puede ver los kilómetros que tiene la playa de los alemanes, aquí un paseo por la playa se puede convertir en una historia de supervivencia!!

   La verdad es que Zahara está desierto, si el día anterior nos parecía que a Tarifa le faltaba gente no os podéis imaginar este pequeño enclave. En verano no cabe un alma pero en invierno sólo vemos persianas bajadas y calles vacías. Da un poco de pena verlo así a pesar de que la temperatura en esta zona invita a vivir aquí todo el año.

   Hemos dado un pequeño paseo por la zona y hemos subido hasta el faro por lo que la mañana llega a su fin y con niños no podemos demorar demasiado la comida así que decidimos dónde dirigirnos a comer y gracias a un amigo que conoce la zona nos recomienda otro municipio que está en nuestra lista y en el que encontraremos sitios para estar a gusto.

   Nos dirigimos a Vejer de la Frontera, sin ningún género de duda el lugar que más nos ha gustado de todos los pequeños pueblos visitados.

   Éste es otro de los denominados pueblos blancos y entendemos porqué en la imagen que vemos de él. Nos habían recomendado comer en la peña flamenca “Aguilar de Vejer” pero no fuimos capaces de encontrarla a tiempo y bien que nos arrepentimos. Comimos en un bar en el centro del pueblo (no soy capaz de recordar el nombre) que si bien estaba lleno de gente no fue de nuestro agrado, pero nos gustaba el pueblo así que seguimos callejeando. Ojo! es fácil perderse con tanta cuesta y tanto recoveco!!. Finalmente encontramos la peña flamenca y al menos nos tomamos allí un café y compartimos unos minutos de charla con unos señores de la zona, muy amables y dicharacheros, como toda la gente que hasta el momento nos habíamos encontrado en este viaje.

   Nos guiaron hacia la plaza central del pueblo que además de bonita escondía un lugar fantástico para tomar un buen té, comer e incluso alojarse, El jardín del Califa. Como nosotros ya habíamos comido y hasta tomado un café no deberíamos haber parado pero el sitio lo merece y nunca rechazo un buen té así que para dentro que nos fuimos. Para los mayores unos dulces marroquies con un rico té de hierbabuena y menta y para los peques tarta de chocolate de la que no dejaron ni las migas. Tiene una terraza child out de la que se disfruta de todo vejer que merece más de una tertulia. Sin duda una recomendación en toda regla.

   Con mucha pena por lo que nos estaba gustando este pequeño pueblo tocaba hora de seguir camino y nos fuimos a disfrutar del atardecer al faro de Trafalgar. En esta zona todo tiene pinta de disfrutarse muy despacio y la cantidad de gente paseando hacia el faro así nos lo indicaba. Apenas nos acercábamos a él cuando el sol se escondió y volvimos casi a oscuras a la furgo, es lo que tiene que se haga de noche a las 18:00, tenemos ganas de más pero no nos queda luz!!

Related Post

   Dado que no nos queda luz pero sí tarde para seguir descubriendo nos vamos hacia Cádiz, es nuestro siguiente destino y al ser una ciudad grande se puede recorrer sin luz. Nos quedamos allí dos días y hacemos las pernoctas en el Parking Muelle Reina Sofía. Está recogido como area AC aunque no tiene servicios más que la pernocta, 3€ por 24H y en el mismo centro de Cádiz así que aparcamos entre varias AC y damos una primera vuelta.

   Cádiz nos gusta, tiene un paseo marítimo muy bonito y un casco viejo antiguo y muy frecuentado que nos encanta. Comemos por sus calles y dejamos que no recomienden pescados que aún no hemos probado en nuestro viaje aunque volvemos a probar cazón (un pequeño tiburón) calamares y boquerones porqu
e nos gustan a todos. Por primera vez probamos la morena pero en este caso no nos convence.

   Disfrutamos del mercado de abastos viendo todo lo que ofrecen y explicándoles a los peques todos los que han comido, les llaman especialmente la atención ver el cazón y el pez espada.

   Desde Cádiz nos vamos a ir a San Lucar de Barrameda donde pretendemos pasar nuestra última mañana antes de comenzar camino a casa pero para acabar el día paramos en Costa Ballena, a pie de playa, para ver nuestro último anochecer en la costa gaditana y aprovechar los kilómetros de playa y viento para que los peques disfruten con las cometas.

Para dormir nos vamos al área AC de San Lucar de Barrameda, teníamos este área señalada desde casa así que no tuvimos duda y nos fuimos directos a ella. Es sin duda la mejor área que hemos visitado hasta ahora, 8€ en temporada baja por una parcela de hierba donde sacar mesa y sillas, todos los servicios y conexión wifi. No sólo suena tan bien como es sino que Alfonso, el dueño del lugar se desvive porque todos estemos cómodos y por darnos información del lugar.

Haciendo caso a sus recomendaciones pasamos la mañana recorriendo San Lucar y nos dirigimos a la hora de comer a Casa Balbino, el templo de las tortillitas de camarones como por allí se denominan. Y damos fe de ello, las mejores de todo el viaje, se veían niños por todo el parque comiéndolas como si fueran cheetos. Más que una tapería parecía una pescadería y una carnicería juntas y una carta de tapas inmensa. Como era nuestra última parada andaluza dimos buena cuenta de todo lo que nos apeteció, desde pescadito hasta carne, pasando por un buen queso de la zona.

Y con la tristeza y pereza que da pensar en volver a casa y a la rutina emprendemos el camino de vuelta. Una gran escapada con paisajes fantásticos,
xperiencias geniales y sobre todo muy buena gente.


PERNOCTAS

NOMBRE: Sanlúcar Ac-Parking
DIRECCIÓN: Camino de la Reyerta s/n (La Jara) • 11540 • Sanlúcar de Barrameda
NOMBRE: Parking Muelle Reina Sofía
DIRECCIÓN: Calle Nuevo Mundo, s/n • 11004 • Cádiz
COORDENADAS GPS: 36.5375   /   -6.29  N 36º 32' 15'' / W 6º 17' 24''

Silvia:
Related Post

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. Tranquilo, nos gustan tan poco como a ti.