Matterhorn y cómo dejar pasar el tiempo

En nuestro viaje por suiza decidimos dedicar nuestros últimos días a la zona de Zermat. La majestuosidad de la montaña Matterhorn atrae cada año miles de visitantes. Siendo esta la segunda vez que visitábamos el país no nos podíamos ir sin conocerla de nuevo.

Hay varias formas de llegar a disfrutar la visión del famoso Matterhorn (o monte cervino en italiano), la más conocida de todas ellas es mediante el tren del Gornergrat pero sin duda es la más cara. Ésto no quiere decir que no haya que hacerla, seguro que merece la pena, pero nosotros llevábamos la lección bien aprendida y habíamos buscado una versión más económica que nos llenaba por completo y que ahora os contaré. Antes de nada indicar que hay también una tercera opción, el teleférico de Schwarzsee, posiblemente la más desconocida.

Nosotros optamos por hacer nuestro recorrido subiendo a Rothorn Paradise, una combinación entre el tren subterraneo de Sunnegga Paradise, el teleférico que nos lleva a la estación de Blauherd y finalmente el gran teleférico hasta la cima del Oberrothorn.

Nos decidimos por esta excursión no sólo por el aspecto económico, sino también porque desde la estación intermedia de Sunnegga parte la excursión de montaña de los cinco lagos, una ruta asequible con niños y desde donde se disfruta andando siempre en paralelo o de frente al famoso pico. Eran demasiadas razones para cambiar de opinión.

Zermatt es un pequeño pueblo sin contaminación por lo que no se puede llegar a él más que a través del trén o coche eléctrico así que para pernoctar buscamos la opción más cómoda y directa, lo hicimos en Täsch, el último pueblo antes de la entrada a Zermatt.

Nos dirigimos al Camping Täsch. Un pequeño lugar bastante atestado y pegado a la carretera pero sin embargo muy tranquilo y con una recepción muy amable. Está ubicado junto a la estación del tren que nos llevaría a Zermat, motivo de su alta ocupación. Encontramos muchos españoles estacionados con furgo (la pernocta libre en Suiza no es imposible pero sí muy complicada) y unos fantásticos vecinos suizos ya entrados en años. Además de darnos buenos consejos sobre qué ver en su país con niños nos dieron muchísima envidia contándonos cómo ahora jubilados disfrutan viajando sin fechas y sin lugares predeterminados.

El día de llegada nos da tan sólo un pequeño paseo por el pueblo para comprar pan y aprovechar que estamos en camping para preparar y disfrutar la cena casi a la luz de las estrellas. Prontito a la cama que mañana toca madrugar.

Nos levantamos muy pronto. Queremos llegar a la cima antes de que esté muy abarrotada aunque nuestras labores de investigación nos dicen que eso sucederá en Gornergrat con más probabilidades. Utilizamos nuestro pase Swiss Half Fare Card y el Family Card y nos sacamos un billete ida y vuelta en el que los peques no pagan y nosotros tan sólo el 50% del precio. Por apenas 8 Francos suizos tenemos nuestros billetes hacia la cercana Zermat.

Lo cierto es que la estación está bastante llena pero la frecuencia de los trenes es alta y el trayecto se cubre en apenas 12 minutos.

Llegamos a Zermat y mientras la mayor parte de la gente se dirige a la estación que les llevará a Gornergrat nosotros nos vamos casi en solitario al primer tren subterráneo que vamos a ver en Suiza. De nuevo toca pasar por taquilla y nosotros lo queremos todo, hasta la cima!. Pagamos por tanto el billete más completo que nos supone 33.50CHF por cada adulto y los niños gratis (recordar que este precio corresponde al 50% del ticket).

Llega la primera sorpresa del día. Acostumbrados ya a decenas de teleféricos vamos a coger un funicular subterráneo, lo hemos leído, pero no nos esperamos lo que vemos. Tiene una inclinación de 26º!. Pero no hay miedo, sólo curiosidad, y nos montamos con la sonrisa en la cara, todo para arriba buscando la luz al final del túnel.

Related Post

Primera parada en el camino, Sunnegga Paradise a 2288m. Como casi todas las estaciones de alta montaña tienen un espectacular parque alpino para niños. Desde aquí comienza la ruta de los cinco lagos pero nos vamos para arriba, lo haremos a la inversa. Iremos bajando desde las estaciones intermedias para acabar jugando con los niños en este parque.

Cambiamos de transporte y nos subimos al teleférico que nos llevará en apenas 5 minutos a 2571m en la estación de Blauherd. Desde allí en un gran teleférico hasta la cima del Rothorn a 3103m. Hemos llegado, estamos en el punto más alto desde el que disfrutaremos las vistas del famoso toblerone.

Aprovechamos a disfrutarlo con calma, nos tomamos un pequeño picnic y hasta usamos el wifi gratuito de la estación para enviar fotos de recuerdo a casa. Sin duda una excursión que merece realmente la pena.

Después de disfrutar en las alturas emprendemos el viaje hacia la ruta de los 5 lagos aunque sólo nos detenemos para descansar en el lago de Stellisee (2537m).  Sin duda creo que disfrutamos de una de las fotos más bonitas del matterhorn.

Desde aquí nos vamos al parque alpino para que los peques puedan jugar y disfrutar de los juegos de agua. Mientras nosotros nos tumbamos en las hamacas que ponen a nuestra disposición. No se me ocurre mejor manera para acabar la jornada.

Pernocta:   Camping Täsch

Coordenadas GPS: N 46´3´56.66″ E 7´46´30.21″

Página oficial de Sunnega ; aquí

Página oficial de transporte en tren a Zermat: aquí

Silvia:
Related Post

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. Tranquilo, nos gustan tan poco como a ti.