Portugal y nuestro primer pasaporte lúdico para niños

Me confieso intensamente “jugona”. Desde muy pequeña he adorado los juegos de mesa, los juegos de ordenador (especialmente las aventuras gráficas y juegos de estrategia en tiempo real), los pasatiempos lógicos, etc.

En familia seguimos jugando, aún en la era de las consolas, los móviles y tablets, dedicamos momentos para los juegos de mesa. Sobre todo, desde que pudimos acudir a una charla de los beneficios del juego con tus hijos de la gran Juls del blog Bebé a mordor.

Casi a diario sacamos minutos para compartir alguna partida y son los mejores momentos del día, donde la tranquilidad se respira, las risas afloran solas y la tensión por el ganador nos hace concentrarnos, ¡no vale darle ventajas al contrario!

En nuestros viajes en furgo son varios los juegos que llevamos con nosotros, acompañan a las cometas, los balones y muñecos diversos y nunca fallan.

Y a pesar de todo esto, que ya de por sí suena muy bien, llega a nuestras manos una notificación de Facebook que habla de gamificar un viaje con niños. ¿Viaje? ¿Niños? ¿Gamificar? Eso suena bien!.

Notificación para gamificar un viaje con niños.

Pero empecemos por el principio. ¿Qué es gamificar y cómo aplicarlo a nuestra experiencia viajera con niños?

Deberíamos remontarnos a verdaderos expertos en la materia, pero para eso os facilito algunas referencias al final del post. Brevemente os diré que se trata de aprender de una manera lúdica. Aplicar técnicas o estrategias cuyo origen son los juegos a ámbitos o entornos que no lo son (en el tema viajero podríamos discutir si no es ya de por sí lúdico, pero ya me entendéis). El principal objetivo es motivar para el aprendizaje de una forma divertida.

Dicho lo cual, totalmente decidida a aplicarlo a nuestro siguiente viaje bebí cada una de las pautas que Juls siguió para hacer su pasaporte Ninja (imaginareis cuál fue su destino viajero) y comencé a preparar el nuestro.

Portugal y su navidad sería el protagonista de mis desvelos y días después de las sonrisas de nuestros hijos (Nuria incluida, la pequeña viajera de campervanderuta a la que tanto queremos).

Cada pasaporte lúdico será especial y diferente porque reflejará en él aquello que queremos que los peques aprendan, así que de aquí en adelante os daré las pautas que seguimos para hacer el nuestro, pero la imaginación y el enfoque para cada uno marcará el vuestro. La edad del destinatario también será clave para las decisiones a tener en cuenta.

En nuestro caso iba dirigido a 1 niño de 6 años y dos niñas de 8 y 11 así que nos adaptamos al más pequeño y cada objetivo conseguido debía ser marcado con un Gomet, éste marcaba el logro conseguido.

Consiguiendo categorías en el pasaporte lúdico

Nuestro viaje a Portugal era un pequeño Road Trip por diferentes localizaciones y por medio del pasaporte queríamos que estuvieran atentos a la ciudad o población en la que estaban en cada momento, aprendieran los lugares más importantes o representativos de cada uno de ellos, observaran con interés los edificios o monumentos que como viajeros iban a observar… y vaya si lo conseguimos!!

Qué necesitamos para elaborarlo:

1.- Pensar antes de hacer: Parece lógico no? Algunos viajes los preparamos mucho, otros tienen más libertad a los cambios. Todo ello debe poder estar reflejado en el pasaporte o tener claro cómo afrontar posibles cambios en el momento.

Por ejemplo: queremos que nuestros peques recuerden las ciudades o pueblos que vamos a visitar. Ser muy ambiciosos y no darles la oportunidad de completar, si no todas las opciones al menos la mayoría,0 les hará decepcionarse. Por eso es mejor reflejar aquellas que seguro visitemos o que más probabilidad tendrán.

2.- Establecer las categorías: como hemos dicho, el pasaporte lúdico tiene el objetivo de enseñar de forma divertida, por lo que debemos pensar qué categorías queremos establecer para cada viaje. Lo más normal será que incluyan los lugares a visitar, monumentos, transportes a utilizar, etc.

3.- Investigar: Una vez que las categorías están claras nos toca rellenarlas, para eso nada mejor que aprender sobre el destino que vamos a visitar y trasladarlo al pasaporte.

Cómo elaborarlo, materiales e impresión:

Aquí os voy a contar las herramientas que yo utilicé, me resultaron útiles para la tarea y por eso las comparto con vosotros, pero se puede hacer de forma muy personalizada si sois buenos dibujantes o se os dan bien las manualidades.

Related Post

Canva: es una herramienta para diseñar contenido web. Tiene una gran cantidad de opciones gratuitas y como ya la utilizo para hacer infografías y pequeños diseños su uso para el pasaporte ha sido esencial.

Puedes registrarte y abrir una cuenta de manera gratuita, elegir el tamaño del archivo a elaborar y añadir imágenes o iconos propios.

Impresión: no quería un pasaporte muy voluminoso porque teníamos que llevarlo encima en todo momento, para que los peques pudieran en cualquier parada (un trayecto en tren, una comida o un tentempié en un restaurante, etc) sacarlos e ir completando sus logros. De esta forma lo imprimimos en tamaño medio foleo DinA4.

Encuadernación: la primera idea fue plastificar cada una de las hojas, para ayudar al trote del día a día y las manos ansiosas de los enanos, pero siendo sincera, no tuve tiempo, así que simplemente usamos una encuadernación de canutillo metálico y portada y contraportada de plástico rígido.

Gomets: aquí no hay misterio, los que más os gusten. En nuestro caso fueron de colorines, por darle vistosidad al cuadernillo.

Pasaporte lúdico Portugal

Estructura de nuestro pasaporte Lúdico:

Estas fueron las categorías que nosotros desarrollamos:

Ciudades Visitadas: Sin querer ser ambiciosos marcamos 5 ciudades a visitar. Ese era el plan inicial, aunque finalmente el mal tiempo marcó nuestro viaje y nos dejamos la ciudad de Coimbra por visitar la península de Peniche.

Medios de transporte: dependiendo del viaje se utilizarán más o menos pero reflejamos aquellos que pensamos podríamos utilizar.

A comer: establecimos 6 categorías donde introducíamos un postre típico portugués y para nuestros enanos que probaran un plato vegetariano (nuestros amigos lo son). Pequeños objetivos fáciles de cumplir pero que requieren de un pequeño esfuerzo.

Lugares especiales: Pensando en todos los edificios o lugares que íbamos a visitar introdujimos aquí el factor observación. Nos pasa en ocasiones que visitamos un lugar y a pesar de que lo disfrutan dejan en el aire lo más esencial. Recordar si era un castillo, o un palacio, una torre, etc. Con esta categoría logramos que volvieran a lo esencial y al detalle, pues categorías como una librería pueden pasar realmente desapercibidas en cualquier paseo.

Edificios significativos: no sé vosotros, pero nosotros somos de esos pesados que queremos que recuerden el nombre de los sitios que visitan y cuando viajamos jugamos a recordar esos nombres. El pasaporte viajero nos ha hecho mucho más fácil esa tarea. Al contar por la mañana el plan del día o al llegar a un lugar a visitar volvían fácilmente a preguntar el nombre del lugar y a comprobar en el pasaporte si éste aparecía.

Hablar en Portugués: ésta ha sido la categoría más divertida de todas. Reflejamos en el pasaporte 6 pequeños vocablos en habla portuguesa que tenían que usar en el día a día. Como les emocionó tanto vimos que eran capaces de decir las 6 en un único día, así que les pusimos una pequeña norma. Podían usar todas en el momento que quisieran, pero únicamente podían ganar una insignia por día.

Navidad en Portugal: Dado que nuestro viaje se realizaba en plena navidad y que teníamos intención de visitar varias aldeas navideñas, introdujimos esta categoría, de nuevo para fomentar su observación.

Y como una recompensa al trabajo realizado:

Grandes Logros: en esta última categoría llega el reconocimiento al esfuerzo realizado. Hemos dividido el pasaporte lúdico en cuatro subcategorías: viajero / monumental / explorador y navideño.

Para obtener los 5 niveles del pasaporte viajero debían completar los 12 puntos que componían la página Lugares Especiales (3 gomets = 1 nivel). Para indicar qué categorías corresponden a cada nivel debemos comprobar el icono que acompaña cada categoría y que también aparece en la hoja correspondiente. De una forma muy visual nuestros viajeros comprueban los logros que van obteniendo.

Una vez acabada la experiencia lo cierto es que no podemos estar más contentos. El esfuerzo supuso un tiempo bien empleado porque ver la motivación y la ilusión en sus caritas a lo largo de todo el viaje compensa con creces cualquier hora invertida.

Logramos mayor implicación en el viaje, mejorar su percepción de los lugares, muchas más preguntas curiosas de los sitios por los que nos movíamos y alguna que otra presión por su parte para montarnos en un transporte que aún no tenían 😉

Este ha sido nuestra experiencia con nuestro primer pasaporte que seguro no será el último. Para aquellos interesados en él no dudéis en descargaros este trabajo desde el siguiente link: Pasaporte Lúdico Portugal

Para leer sobre los beneficios de la gamificación os recomiendo acudir al post original de Juls en su blog Bebé a Mordor, donde además de consultar su Pasaporte Ninja encontrareis grandes lecturas recomendadas por una experta como ella.

Y vosotros, os vais a animar a crear vuestro pasaporte lúdico? No os olvidéis contárnoslo! y si podemos ayudaros tampoco dejéis de pedirlo.

Silvia:

View Comments (4)

  • Me encanta lo que habéis hecho, chicos. Me alegra que os sirviera mi post sobre el pasaporte lúdico. ¡Esto no se para! Un abrazo fuerte, familia!!

    • Tu post era, es y será genial para que cada vez más padres y madres se animen a repetir la experiencia. La recompensa al trabajo realizado sin duda es fantástica! Muac!

  • ¡Qué chulo!! Me ha encantado. Seguro que los niños se lo pasaron genial y aprendieron así muchas cosas que quizá de otro modo hubieran pasado por alto. Una idea genial, mucho trabajo en la preparación...Pero merece la pena. Nosotros ya estamos planificando el viaje de Semana Santa y voy a confeccionar un pasaporte adaptado a nuestro hijo. Un abrazo y gracias por esta maravilla de post

    • Qué ganas de ver el pasaporte lúdico que estáis preparando. Porque los límites los ponemos nosotros!! Muac!

Related Post

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. Tranquilo, nos gustan tan poco como a ti.